Calidad de los argumentos

Calidad de los argumentos

A continuación aprenderás a distinguir la calidad de los argumentos del texto demostrativo de la de los argumentos de los textos que buscan persuadir o convencer. Verás que los primeros se emplean para dar validez a la demostración.

Ya hemos visto que los textos argumentativos demostrativos pueden ser científicos (ya sea de ciencia "dura" o de divulgación), pero también están los textos de carácter filosófico en cualquiera de sus modalidades como el diálogo, el ensayo o el tratado, entre otros. También aquellos textos de carácter legal o jurídico. Todos ellos poseen las siguientes características:

  1. El sujeto es presentado en forma impersonal y se le considera como un sujeto borrado. En este tipo de textos, el enunciador mantiene una distancia en cuanto a sus comentarios y se apoya en opiniones de otros investigadores. Por ejemplo, en el artículo escrito por Alfredo Embid en “Aspartamo y aumento de cáncer”, su presencia como enunciador es mínima, pero sus argumentos se sostienen con base a las citas de otros especialistas.
  2.  Tiene una estructura argumentativa como se verá más adelante.
  3. El autor deberá probar la tesis o proposición que defiende para demostrar al enunciatario que ésta es verdadera.
  4. Los argumentos que comprobará deberán ser ciertos y /o verdaderos.
  5. No emplea valoraciones, sino pruebas veraces.

 



 

 

Ahora te mostramos un fragmento de un texto de divulgación científica, observa detenidamente cómo el enunciatario demuestra la calidad de sus argumentos apoyándose en respaldos de autoridad, como citas de expertos y cifras. Descarga el archivo PDF que se presenta a continuación. Fíjate muy bien en los comentarios al margen y lo que se encuentra marcado con colores.

Descargar PDF