Espermatogénesis

La formación de los gametos masculinos o espermatozoides se conoce como espermatogénesis, es un proceso que llevan a cabo los hombres durante toda su vida, se inicia en los niños en la pubertad generalmente entre los 11 y 13 años de edad, en que se presenta el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios y comienza la reproducción de las células germinales primordiales que se encuentran en reposo desde el nacimiento.

Las células especializadas para la reproducción son los gametos y se caracterizan por ser haploides (n), es decir, tienen la mitad de la información genética de la especie, los espermatozoides son pequeños y móviles, se forman a partir de células germinales primordiales; estas células se producen durante el desarrollo embrionario del individuo y se trasladan a los testículos.

Para formar los gametos, las células germinales primordiales (diploides) realizan la meiosis, que es la forma de división celular que se caracteriza por realizar el entrecruzamiento, dos divisiones nucleares consecutivas y una sola replicación de ADN, dando como resultado 4 células haploides. Otros procesos que también participan en diferentes momentos de la espermatogénesis son la mitosis y la espermiogénesis. Para conocer dicho proceso revisa el siguiente fichero:

  • Espermatogonias

    En los túbulos seminíferos de los testículos se encuentran dos tipos de células, las células de Sertoli que están distribuidas en todo el túbulo y proporcionan soporte estructural y nutricional a todas las células durante la espermatogénesis; el otro tipo son las espermatogonias o células germinales, que son inmóviles, indiferenciadas y diploides (Tipo A) que se localizan junto a la pared interna de los túbulos seminíferos, las cuales realizan la mitosis, que es un tipo de reproducción celular, que da origen a dos células idénticas (diploides), debido a que durante toda la vida el hombre producirá de forma continua espermatozoides, de esta manera se asegura la existencia de espermatogonias. Algunas de ellas continúan como espermatogonias indiferenciadas (Tipo A), mientras que otras son menos indiferenciadas (Tipo B) y de mayor tamaño, las cuales se convierten en espermatocitos primarios e inician el proceso de la primera división meiótica.

  • Espermatocito primario

    Se encuentran cerca del epitelio basal, son células grandes, redondas y diploides (46 cromosomas), que entran a la profase I de la meiosis, que dura alrededor de 22 a 24 días y termina formando dos células hijas más pequeñas, llamadas espermatocitos secundarios con 23 cromosomas bivalentes (haploides) cada una, ya que esta primera división meiótica es reduccional.

    Espermatocitos secundarios

    Se encuentran en la parte media del túbulo seminífero, son más pequeñas, redondeadas, haploides y rápidamente entran a la segunda división meiótica, que es de tipo ecuacional en la que cada célula formará dos células llamadas espermátidas.

    Espermátidas

    Por cada espermatogonia que inicia la espermatogénesis se formaron 4 espermátidas que son células pequeñas, esféricas con todos los organelos celulares distribuidos en el citoplasma (mitocondrias, núcleo, centriolos, aparato de Golgi, etc.), el núcleo es grande y redondo, son inmóviles, haploides (23 cromosomas) que se transformarán en espermatozoides realizando la espermiogénesis.

  • Espermiogénesis

    Es el proceso por el cual las espermátidas se convierten en espermatozoides, para lo cual hay una remodelación de la forma de la célula, así como, la reorganización y eliminación de algunos de sus contenidos, es decir, es un proceso de diferenciación y maduración celular.

    La cabeza es la parte más grande del espermatozoide, está formada por el núcleo que contiene al ADN muy compactado y en la parte apical se encuentra el acrosoma que se origina a partir del aparato de Golgi, que contiene enzimas hidrolíticas como la hialuronidasa, que degradan la zona pelúcida del ovocito, permitiendo la fecundación.

    En la pieza intermedia o media se encuentran las mitocondrias, que les proporcionan a los espermatozoides la energía necesaria para desplazarse por el tracto genital femenino hasta llegar al ovocito y fecundarlo.

    El flagelo corresponde a la cola del espermatozoide y se forma a partir del centrosoma, que contiene dos centriolos (proximal y axial).