Introducción

Expresión oral

El proceso que conduce a la apropiación de la expresión oral se da de una manera prácticamente natural: el niño, en sus primeros años, tiene necesidad de obtener algo y empieza a expresarse a partir de la imitación de los sonidos que escucha. Al principio la reproducción es limitada. Sin embargo, poco a poco los sonidos son más claros y empiezan a surgir palabras, luego frases y, posteriormente, oraciones, de esta manera el niño va progresando en su uso de la lengua.

Cuando el ser humano habla (enunciador), se vale de una serie de recursos que le permiten darse a entender con su interlocutor (enunciatario). La utilización de ademanes para reforzar las ideas o la reiteración inmediata de aquello que no se ha entendido, permite que la comunicación se produzca sin mayores inconvenientes.

No obstante, lo mismo cuando se habla con una persona que cuando se construyen textos orales que deberán presentarse ante un auditorio, en la expresión oral suelen presentarse diversas limitaciones que entorpecen esta forma de comunicación, en este material identificarás algunas de éstas. Es importante no sólo advertirlas, sino evitarlas ya que suelen dificultar la comprensión de la expresión oral.

Con este material conocerás las limitaciones de la expresión oral y podrás utilizar tu capacidad crítica para emitir opines sobre experiencias que se narren.