Comentario
Share/Save

Estructura interna del texto

El párrafo constituye la estructura del texto y, afirma Louis Timbal-Duclaux*(Escritura creativa, p.259), necesita una idea clave que dirija el resto de las frases, les dé unidad y sentido. Por ello, el párrafo muestra formalmente su organización global, facilita su comprensión, marca los diversos puntos del tema y estructura el contenido del texto en párrafos de introducción, desarrollo y conclusión.

 


El lado oscuro de las dulces bebidas embotelladas*
En la 50 Conferencia de Epidemiología y Prevención de Enfermedades Cardiovasculares, celebrada del 2 al 5 de marzo en la Ciudad de San Francisco, California, un grupo de investigadores dirigidos por Litsa Lambrakos, de la Universidad de California, dio a conocer que el número de estadounidenses que consume diariamente refrescos, bebidas deportivas y jugos de frutas embotellados ha aumentado en la última década, ocasionado que se incrementen dramáticamente los casos de diabetes y enfermedades cardiacas. Da clic aquí para ir a Entrada del texto
Utilizando el Modelo CHD (por Coronary Heart Disease), un modelo de simulación en computadora que incorpora información de varios estudios epidemiológicos importantes, los investigadores calcularon que el aumento en el consumo de las diferentes bebidas azucaradas en la década 1990-2000 contribuyó al desarrollo de 130 000 nuevos casos de diabetes y 14 000 de enfermedades coronarias entre los estadounidenses. Y en la última década estas bebidas son responsables de 6 000 muertes y 21 000 años de vida perdidos. Los refrescos y los jugos procesados (los que no son 100% jugo) contienen un número equivalente de calorías, que varían entre 120 y 200 por bebida, y por lo tanto desmpeñan un papel importante en el aumento de diabetes y de obesidad, enfermedades que en México ya son consideradas como problemas de salud públicas. El acompañar los alimentos con aguas frescas es uno de los hábitos alimenticios más arraigados en los mexicanos, pero es probable que esta costumbre haya propiciado que seamos de los principales consumidores de refrescos en el mundo, ya que en muchos hogares se han sustituido las aguas frescas por refrescos, de acuerdo con Rebeca Camacho, nutrióloga de la Dirección de Medicina del Deporte de la UNAM. “Cuando bebemos un agua de fruta estamos consumiendo agua, fruta y azúcar (de una a dos cucharaditas de azúcar por vaso)”, detalló la experta, “mientras que cuando bebemos un refresco nuestro consumo de azúcar se eleva a 5 cucharaditas, además de que el refresco no aporta ni vitaminas ni la fibra de la fruta.”  Da clic aquí para ir a Desarrollo del texto
Como la razón no está dando resultados, los expertos en salud que asistieron al evento sugirieron subir los precios de estas bebidas.
La American Heart Association (como buena parte de las mamás y abuelas) sugiere que se siga una dieta rica en frutas, verduras, productos lácteos, cereales integrales ricos en fibra, carnes magras, aves de corral y pescado. ¿Habremos oído esto antes?. Da clic aquí para ir a Cierre del texto

Alumno: