Historia Universal I

Programa de estudio de Historia Universal Moderna y Contemporánea I

Los programas de las asignaturas de Historia Universal Moderna y Contemporánea I y II han sido organizados a partir de una concepción totalizadora y de proceso de la Historia, que consiste en plantear que la realidad social está constituida por múltiples fenómenos concatenados entre sí y en permanente devenir, que requieren ser interpretados y explicados con este enfoque.
 
Entendemos por totalidad la articulación de los fenómenos económicos, políticos, sociales, de mentalidad y culturales que nos presenta la unidad de lo diverso en permanente contradicción, donde las partes no son una simple suma, sino un conjunto de interrelaciones. Esta concepción mantiene el carácter científico de la Historia y la observa como un conocimiento en constante construcción, como un fenómeno o conjunto de fenómenos capaces de ser descritos, explicados y valorados a partir de enfoques teóricos serios y rigurosos.
 
La interpretación de la totalidad histórica concreta ha originado intensos debates en la sociedad y ha dado lugar a la creación de corrientes interpretativas, en ocasiones contrapuestas. La labor del profesor consiste en reconocer la pluralidad interpretativa existente y esforzarse por trasmitir una visión objetiva de la historia a través de la enseñanza- aprendizaje. Esto no significa postular que la enseñanza de las ciencias sociales en general, y de la historia en particular, pueda realizarse asumiendo una posición neutral frente al estudio del pasado.
 
En esta propuesta educativa, se entiende por proceso, el conjunto de acontecimientos y cambios de la sociedad que se interrelacionan, se combinan e interactúan de manera compleja en tiempos y espacios determinados. La Historia es un continuo fluir de procesos con duraciones y ritmos distintos, por lo que su estudio requiere de un principio organizador de los acontecimientos que la constituyen, para hacerlos inteligibles. Podemos distinguir dos tipos de procesos, los específicos y los generales; mientras que los primeros pueden referirse a los aspectos económicos, políticos, sociales, de mentalidades y culturales, los segundos comprenden la articulación de los específicos o particulares.
 
Por lo que respecta a la periodización, entendida como la delimitación temporal de los procesos históricos, los contenidos temáticos que aparecen en los programas se han organizado estableciendo cortes temporales que atienden a las peculiaridades predominantes de un proceso general de larga duración: el origen, desarrollo y las crisis del capitalismo. La función de este eje es delimitar temporalmente, en forma aproximada, el periodo de estudio, del siglo XII a nuestros días y, al mismo tiempo, recuperar los diversos procesos históricos acaecidos desde entonces, para lograr la comprensión de la sociedad capitalista actual y sus contradicciones.
 
El capitalismo es analizado en su historicidad, como un sistema social que, a pesar de ser dominante, no es eterno ni es el único que ha existido en el desarrollo de la humanidad, y que en el presente coexiste con otro tipo de sociedades, resabios del pasado o anuncios del futuro.

En la concepción de la Historia que sustentan ambos programas, reconocemos las diversas sociedades que conviven con el capitalismo, muchas de ellas contrarias a este sistema. El estudio de los procesos históricos, ocurridos en los distintos continentes, no pretende ser exhaustivo, pero sí busca mostrar la complejidad de la Historia Universal Moderna y Contemporánea; así, las referencias temáticas, en especial a América Latina, junto con el análisis de Asia, África y Europa Oriental, no son agregados sin sentido, sino pretenden erradicar la visión eurocentrista de la Historia. En el sentido anteriormente enunciado se inscribe también el estudio de aquellas sociedades que, a lo largo del siglo XX, significaron un desarrollo alternativo al capitalismo: el socialismo y su problemática histórica específica. Siendo consecuentes con la concepción teórica y disciplinaria de la materia que se ha presentado, es importante señalar que la comprensión de los procesos históricos, a través del análisis, la reflexión y la síntesis, requiere del manejo de un conjunto de conceptos básicos que se encuentran insertos en los contenidos temáticos y en los aprendizajes de ambos programas.

Propósitos del curso:
 
Al finalizar el curso, el alumno podrá:
  1. Comprender los procesos más destacados de la Historia Universal Moderna y Contemporánea, tomando como eje principal el origen y desarrollo del capitalismo entre los siglos XII y XIX.
  2. Comenzar a reflexionar sobre algunos conceptos y problemas teóricos de la Historia, para entender la especificidad, trascendencia y objetividad del conocimiento histórico.
  3. Desarrollar habilidades de lectura, análisis de textos, utilización de mapas históricos y líneas del tiempo, así como la capacidad creativa para: indagar, relacionar, analizar, sistematizar y formular conclusiones, expresando correctamente en forma oral y escrita la síntesis de lo aprendido.
  4. Practicar dentro y fuera del aula las actitudes de responsabilidad, respeto recíproco, solidaridad, libertad de expresión, honestidad y tolerancia a las ideas.
  5. Empezar a generar una actitud de interés por el estudio de los procesos sociales y de confianza en las capacidades de la humanidad para enfrentar y resolver sus problemas.
Plan de Estudios: